Abusos y agresión sexual

Acompañamiento jurídico durante todo el proceso

Abusos y agresión sexual

Nos personamos como acusación particular en temas de abusos y agresiones sexuales a infantes y adultos y como acusación particular en temas de acoso sexual. Nuestra intervención puede iniciarse antes de la interposición de la denuncia y seguir durante todo el procedimiento penal, tanto en la jurisdicción ordinaria como en la jurisdicción de menores. Ofrecemos acompañamiento jurídico y en relación a los recursos durante todo el proceso.

Si has sufrido un abuso o una agresión sexual, tanto si eres menor como adulta y te estás planteando denunciar o ya lo has hecho, contacta con nosotras para informarte de manera completa. Estudiaremos de manera personalizada tu caso y te asesoraremos sobre qué pasos seguir, siempre respetando tu decisión. En estos casos es especialmente relevante recoger prueba inculpatoria suficiente. Te recomendamos siempre personarte como acusación particular al procedimiento.

Te acompañaremos durante todo el proceso, y te informaremos de todo lo que vaya sucediendo. Nuestro objetivo es no sólo conseguir una sentencia condenatoria, sino que no te sientas suela en el procedimiento judicial.

Llama o escribe para pedir visita:

93 242 63 56

administracio@elnadvocades.cat

La agresión sexual es todo atentado contra la libertad de una persona sin su consentimiento usando violencia o intimidación, según el art. 178 del Código penal. El bien jurídico a proteger tanto en los casos de agresión sexual como de abuso sexual es el de la libertad sexual.

Para que se considere agresión sexual, la jurisprudencia viene estableciendo unos criterios para interpretar “atentado contra la libertad sexual”:

  • Tiene que existir un contacto físico entre autor y víctima.
  • El contacto tiene que ser en zonas erógenas y tiene que ser de cierta gravedad, atendiendo a las circunstancias. No es suficiente el contacto corporal.
  • El contacto debe de tener cierta duración, no puede ser fugaz.
  • Tiene que existir un mínimo de resistencia por parte de la víctima.
  • Parte de la doctrina entiende que tiene que existir un elemento subjetivo referido al ánimo, por ejemplo la existencia de un comportamiento lascivo o libidinoso.
  • Y siempre tiene que existir violencia o intimidación.

Si la agresión sexual supone penetración con cualquier parte del cuerpo o cualquier objeto por vía vaginal, anal o bucal, nos encontramos en el supuesto de violación (art. 179 del Código penal).

Existen supuestos agravados en la agresión sexual o en la violación y son los siguientes:

  1. Cuando la violencia o intimidación ejercidas revistan un carácter particularmente degradante o vejatorio.
  2. Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas.
  3. Cuando la víctima sea especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad, discapacidad o situación, exceptuando lo que está dispuesto en el art. 183.
  4. Cuando, para la ejecución del delito, el responsable se haya prevalecido de una relación de superioridad o parentesco por ser ascendiente descendente o hermano por naturaleza o adopción, o afines, con la víctima.
  5. Cuando el autor haga uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, susceptibles de producir la muerte o alguna de las lesiones previstas a los arts. 149 y 150 del Código penal, sin perjuicio de la pena que pudiera corresponder por la muerte o lesiones causadas.

Los abusos sexuales son aquellos comportamientos que, sin intervenir violencia o intimidación en su realización y sin que exista un previo consentimiento de la víctima, atentan contra su libertad o indemnidad sexual.

El tipo básico está contemplado en el art. 181 del Código penal. Es necesario que el autor del comportamiento ilícito penal atente contra la libertad sexual de una persona, cualquier que sea su sexo, sin que este haya consentido y sin emplear ninguna clase de fuerza, violencia o intimidación, puesto que en ese caso estaríamos ante una agresión sexual.

Siempre que la víctima tenga una discapacidad mental grave o que se anule su voluntad con el uso de fármacos, como en el caso de la sumisión química, nos encontraremos ante un delito de abuso sexual.

El art. 183 del Código penal tipifica como tipo agravado los abusos y agresiones sexuales a menores de edad inferior a los dieciséis años. Los artículos prevén concretamente el uso de las tecnologías de la información y redes sociales como formas de captación de los menores.

Una causa de exclusión de la responsabilidad penal, es decir, no será delito, es el consentimiento libre del o la menor de dieciséis años cuando el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo o madurez.

El procedimiento penal tiene una primera fase de instrucción o investigación, donde hay que aportar el máximo de pruebas de las que se disponga, y otra de juicio oral, donde se realiza el juicio que da lugar a la sentencia condenatoria o absolutoria. Según el tipo penal, el juicio tendrá lugar en el Juzgado de lo Penal o en la Audiencia provincial. Una prueba muy relevante en estos delitos es el parte médico y el informe forense respecto del abuso o agresión. Es importante que vayas lo más rápido posible a un centro médico, especialmente al Hospital Clínico de Barcelona si vives en la ciudad, sin haberte duchado ni cambiado de ropa.

También son pruebas válidas los mensajes de whatsapp, los mensajes de texto, las grabaciones de llamadas, los correos electrónicos, etc. Te recomendamos que los guardes bien en el teléfono móvil y también que te los descargues en algún ordenador como copia de seguridad.